Cómo evitar la formación de moho en tu cocina y baño


limpieza bano cocina

El moho es un hongo que habita en lugares húmedos, cálidos y con poca iluminación. Si bien es una especie que vive naturalmente en casi todos lados, la exposición constante a ella en lugares cerrados puede producir reacciones alérgicas e infecciones en personas sensibles a este hongo.

 

Con estos sencillos consejos de limpieza baño cocina, y otras áreas del hogar, podrás mantener tu hogar libre de moho:

 

Secar

 

La condición que más favorece la propagación del moho es la humedad. Por este motivo es fundamental al momento de realizar la limpieza baño cocina para mantener las distintas superficies completamente secas. Este punto cobra especial relevancia en espacios con poca luz y ventilación.

 

El moho se reproduce mediante esporas. Éstas vuelan y tienen la capacidad de sobrevivir en medios hostiles hasta encontrar las condiciones apropiadas para crecer. Por esto es clave secar bien el piso y las paredes del baño después de una ducha, las superficies de la cocina luego de preparar alimentos que producen mucho vapor y evitar dejar ropa mojada en la lavadora o toallas húmedas en el piso.

 

Ventilar

 

Tanto en invierno como en verano es primordial abrir completamente cortinas y ventanas al menos durante algunos minutos. Esto cobra vital importancia si alguno de los habitantes del hogar tiene alguna enfermedad respiratoria o alergia.

 

Renovar el aire ayuda a la recirculación de las esporas impidiéndoles encontrar un lugar para asentarse. A su vez, permitir que entre la mayor cantidad de luz posible desincentiva la propagación de estos microorganismos.

 

Mejorar el flujo de aire al interior de la casa

 

Tan relevante como abrir las puertas y ventanas que dan hacia el exterior es mantener abiertas las puertas interiores. Además de lo anterior, siempre que se pueda es importante no tener muebles pegados o muy cerca de las paredes. De esta forma se crearán flujos de aire y se evitarán las zonas oscuras en las que el moho pueda encontrar un hábitat propicio para su crecimiento.

 

Usar pinturas y productos de limpieza que prevengan su reaparición

 

A veces las condiciones de orientación o ventilación ayudan a que el moho crezca a pesar de tomar todas las medidas necesarias para impedirlo. Cuando esto sucede, una buena opción es buscar en el mercado pinturas especialmente formuladas para impedir el crecimiento de hongos. Éstas impermeabilizan las paredes lo que facilita la limpieza y el secado de las mismas.

 

También existen productos de limpieza baño cocina que además de desinfectar crean una barrera química que impide la propagación futura del moho en los lugares en los que ya ha salido.

 

Eliminar goteras y filtraciones de agua

 

Si existen lugares en donde la humedad es permanente acciones como ventilar, secar o usar productos especiales tendrán un efecto marginal sobre el desarrollo del moho. Es por esto que identificar los puntos críticos en la formación de moho es fundamental para impedir que se torne muy agresivo.

 

Estos lugares de humedad permanente son los espacios donde el agua se acumula y queda estancada. Revisar y reparar de forma constante goteras o filtraciones de agua es una muy buena estrategia para impedir la creación de un ambiente apto para el moho.

 


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *