Volver

6 pasos que deberás seguir para tener una cocina impecable

Imagen

10 de noviembre de 2017

De seguro, más de alguna vez habrás visitado una casa cuya cocina pareciera estar lista para aparecer en una revista de interiorismo. No es que sea muy espaciosa o bonita, simplemente luce impecable, todo en su lugar y limpio. Inevitablemente, la comparas con tu cocina que -a pesar de tus esfuerzos por mantenerla en orden- jamás logras mantenerla así de bien y te preguntas "¿cuál es el secreto"?

Tener una cocina impecable no es tan difícil como piensas ni hay que invertir demasiado tiempo en ello, todo es cuestión de establecer algunas reglas y rutinas de limpieza cocina, como las siguientes:

1. Zonas de preparación de alimentos despejadas.

Lo primero que hace que una cocina luzca desordenada es tener la barra, mesa de preparación o encimera con artículos ajenos a ese lugar, como las llaves, cartas, las bolsas con las compras, electrodomésticos y cualquier cosa que -por falta de espacio o desorden- no esté dentro de la despensa.

La mesa de preparación debe ser un espacio exclusivo para cocinar. Te asombrarás de lo diferente que puede lucir tu cocina si mantienes esta área libre y despejada.

2. No acumules.

No almacenes lo que no utilices. Si tienes electrodomésticos que en los últimos dos años has empleado tan solo tres veces (como aquel extractor de jugos que resultó tan complicado de limpiar), deshazte de ellos o, si prefieres, guárdalos en la bodega. Están robando valioso espacio y hacen lucir tu cocina caótica.

3. Dedica un día a cada cosa.

No pretendas limpiar toda la cocina diariamente. Es recomendable tener un calendario por escrito en el que cada día lo dediques para enfocarte en un solo mueble, por ejemplo:

  • Lunes: limpia el refrigerador, por dentro y por fuera.
  • Martes: limpia la despensa, retira los productos, revisa si hay algo caduco, limpia y coloca de nuevo de forma ordenada.
  • Miércoles: asea y ordena el interior de las gavetas.
  • Jueves: encárgate de dar mantenimiento a los utensilios de limpieza. Lava esponjas, paños, mopa, toallas de cocina, mandiles, etcétera. No olvides reemplazar las esponjas con regularidad para evitar la formación de gérmenes.
  • Viernes: el cierre de semana podría ser el momento perfecto para encargarte de la cocina a gas y el microondas.
  • Sábado: ventanas, puesto que requieren de más trabajo, el fin de semana es ideal para limpiarlas con calma.

4. El refrigerador no es una galería de arte.

Retira de la puerta del refrigerador los imanes, facturas, notas, dibujos, fotografías y listas de supermercado. Notarás la diferencia en seguida.

5. Establece rutinas.

Esta es una excelente manera de cumplir con las obligaciones. Por ejemplo, por la noche podrías:

  • Lavar los platos de la cena.
  • Tirar la basura.
  • Limpiar superficies y barrer el piso.
  • Dejar todo preparado para el desayuno.

Y por las mañanas:

  • Hacer el desayuno.
  • Alimentar a tu mascota.
  • Lavar lo que haya sucio.
  • Limpiar superficies.
  • Revisar si tienes todo lo necesario para la comida o cena.
  • Hacer una lista de pendientes.

6. Se usa, se lava.

No permitas que se acumulen los platos: cuando cocines o comas, procura lavar todo lo que usaste. Jamás dejes los platos de la cena para la mañana siguiente, esto puede provocar malos olores o atraer insectos.

Como ves, con un sistema de limpieza cocina organizado conseguirás tener un espacio limpio y ordenado. Será más agradable estar ahí, la preparación de tus alimentos será más higiénica y te tomará menos tiempo preparar tus comidas, ya que todo estará en su lugar.

Copyright © 2018 · Todos los derechos reservados · CISS