Volver

Cómo testear el estado de tus cañerías de manera sencilla

Imagen

30 de julio de 2018

Tu casa o departamento no está exento de presentar fallas en su sistema de cañerías. Tarde o temprano será necesario revisarlas para detectar fallos, y qué mejor que hacerlo tú mismo antes de que sea necesaria la presencia de un profesional. Puedes revisar cañerías de manera sencilla tan sólo tomando en cuenta las siguientes prácticas:

 

Detección de fugas

 

Las fugas no siempre son aparatosas ni dejar ir una gran cantidad de agua. A veces, las fugas pueden ser un agujero milimétrico imposible de notar a simple vista por el que sólo escaparán gotas. En el primer caso, la presencia de un profesional es requerida, pero, en el segundo, puedes comprobar tú mismo si tienes una fuga. Tan sólo debes vaciar detergente líquido por la cañería y después un poco de agua. Si tienes una fuga, por pequeña que sea, el detergente hará burbujas que podrás notar fácilmente.

 

Comprobar partes accesibles

 

Las fallas en las cañerías más comunes son dos: fugas y atasques. Si crees que tus cañerías están tapadas o presentan una fuga o quieres prevenir que alguna de estas cosas sucedan, lo mejor es empezar por lo más simple, es decir, las partes que tienes a tu alcance sin necesidad de utilizar ningún tipo de herramienta.

En el caso del lavamanos, puedes revisar las tuberías que se encuentran en la parte baja. En el caso de las cañerías del baño, con ayuda de una linterna puedes testear la cantidad de sarro acumulada o si existe algún tipo de abertura. ¡Cualquiera puede hacerlo!

 

Asegúrate de que no tengan aire

 

Cuando una cañería tiene burbujas de aire atrapadas en su interior es probable que haga un ruido característico —el cual seguramente has escuchado con anterioridad— más cercano a un rugido que al sonido del agua deslizándose con naturalidad. Esto es muy fácil de solucionar y lo mejor es que puedes hacerlo periódicamente para evitar que vuelva a suceder.

Es muy sencillo, tan sólo tienes que aumentar la presión del agua de la llave o ducha y esperar a que esas burbujas de agua se hayan ido por completo. Si usas una presión alta de manera regular, puedes ayudarte de una manguera, un elemento que seguramente tienes en casa y lo más común es que cuente con más presión que cualquier llave.

 

Pruebas de estanquidad

 

Aunque en un primer momento puede parecer algo complicado, puedes realizar por ti mismo una prueba de estanquidad a tus cañerías. Este tipo de pruebas nos ayudarán a determinar si existe un problema de estancamientos o congestiones.

La manera más común de hacerlo es introducir un líquido espeso de un color fuerte como un detergente líquido de cocina. Al dejar pasar alrededor de 15 minutos y revisar las partes de las cañerías a las que tienes acceso, si en una coyuntura hay coloración, quiere decir que el líquido espeso no está pasando de la manera adecuada. Si por el contrario, no hay ningún color, probablemente las cañerías se encuentren bien. Para mayor seguridad, puedes abrir la llave o la ducha y comprobar si el agua no burbujea de regreso o vuelve con una tonalidad similar a la del detergente.

Revisar cañerías debe formar parte del proceso de mantenimiento que necesitas darle a tu hogar. Como acabas de ver, es bastante sencillo. ¡No hay razón para dejar que los desperfectos afecten tu vida cotidiana! Tan sólo debes revisar las instalaciones de tu hogar de vez en cuando.

Copyright © 2018 · Todos los derechos reservados · CISS