Volver

¿Cómo elegir el color de las paredes?

Imagen

15 de septiembre de 2017

Pintar tu nueva casa es el paso fundamental para sentirte a gusto en ella, con los colores y diseños que más te agraden. Sin embargo, las ventajas de hacerlo no se limitan  a lo decorativo, sino que también se relacionan con el cuidado y correcto mantenimiento de los muros. Por eso, la elección del producto a utilizar para estos fines es esencial. A continuación, te entregamos algunos criterios para tomar la mejor opción.

¿Qué considerar al escoger la pintura para tu casa?

Protección.

Los agentes ambientales de cada zona geográfica son un aspecto relevante al elegir el producto que brinde la mejor protección. En el sur, la principal preocupación es la humedad, mientras que en zonas costeras o montañosas, lo serán la salinidad y radiación. En sectores industriales, será menester resguardar los muros de  la acidez atmosférica.

Color según orientación.

Ten presente que las habitaciones con vista al sur reciben menos luz durante el día, por lo que debes usar en ellas tonos claros y cálidos.  Las que están orientadas al norte tienen iluminación a toda hora, lo que convierte a los colores frescos en los indicados al momento de pintarlas. En tanto, las que miran al este y oeste deben usar un tono claro, que atenúe el anaranjado de la salida y la puesta de sol.

¿Esmalte al agua o aceite?

Aunque ambas opciones se parecen mucho, su diferencia radica en que las pinturas con base en agua tienen mediana resistencia a la alcalinidad; no así las con base en aceite. No obstante, estas últimas toleran mejor la intemperie.

¿Brillante o mate?

Las pinturas mate ayudan a disimular irregularidades en la superficie. Son ideales para exteriores, gracias a su gran cobertura, fácil aplicación y terminación homogénea. No obstante, son menos impermeables que las brillantes. Éstas, en tanto, tienen la desventaja de resaltar los defectos y requerir una cuidadosa preparación antes de aplicar.

¿Cómo elegir color paredes?

El color a utilizar a la hora de pintar tus muros, dependerá de tus preferencias y qué tipo de ambiente deseas generar:

Naranjo.

Es un tono innovador, que se caracteriza por dar vida al espacio que decora. Genera un ambiente cálido e íntimo, que invita a la conversación y la felicidad. En sus gamas más claras, es adecuado para la habitación matrimonial, mientras que en las más intensas, se recomienda para ambientes que requieren de una dosis extra de energía.

Verde.

Color fresco y luminoso, que se asocia a la naturaleza. Tiene la particularidad de brindar paz, serenidad y alegría, siendo ideal para dormitorios de niños o adolescentes.

Amarillo.

Una tonalidad luminosa, que potencia la concentración y el optimismo, siendo adecuada para un home office o el living.

Blanco.

Es uno de los más clásicos y tradicionales a la hora de elegir color paredes, ya que aporta sofisticación a los espacios, junto con generar la sensación de mayor amplitud. Favorito para ambientar espacios reducidos, su utilización es frecuente también en el living, las habitaciones o el comedor.

Azul.

Es muy estable ante la luz solar, lo cual lo convierte en una opción muy recomendable para el uso exterior. Es mágico, sereno y elegante; brinda tranquilidad y estimula la imaginación, por lo que también se suele usar en el cuarto de los más pequeños.

Otra opción muy en boga a la hora de ambientar paredes, son los papeles murales con diseños o fotografías. Los puedes instalar en la habitación que quieras, fijándote en la gama de colores que exhibe, a fin de aplicar la misma lógica para elegir el tono perfecto.

Y tú, ¿con qué color darás vida a tu nuevo hogar?

Copyright © 2018 · Todos los derechos reservados · CISS