Volver

Mascotas en departamentos: cómo tener perros y gatos

Imagen

02 de octubre de 2017

Por regla general, tener una mascota en casa es adquirir un compromiso de cuidado, cariño y atención permanentes. Pero si además vivimos en un departamento, esta responsabilidad es todavía mayor. El hecho de no contar con espacios abiertos y vivir próximos a otros inquilinos, implica atenernos a ciertas condiciones para el bienestar de nuestro perro o gato y del entorno.

Los espacios reducidos no tienen por qué ser un impedimento para disfrutar de la compañía de una mascota, pero es importante que antes de optar por tener perros y gatos en departamentos, tomes en cuenta algunos puntos:

  • Debes asegurarte de que en tu edificio está permitido tener animales y en caso afirmativo, conocer el reglamento al respecto para no incurrir en ninguna falta.
  • Adecuar el ambiente para que tu compañero pueda moverse con libertad. Traza rutas de circulación libres de obstáculos y deja fuera de su alcance todo lo que pueda romper o morder (especialmente si se trata de un cachorro). Recuerda que tu mascota no debe adaptarse al lugar, sino el lugar a tu mascota.
  • Bloquea balcones y ventanas. Los animales se sienten atraídos por cualquier cosa que pase en la calle y podrían caer. En el caso de los gatos, es muy fácil que escapen  al exterior por cualquier abertura. Las mallas de seguridad son muy útiles para evitar accidentes.
  • Si te decides por un cachorro o gato bebé, debes estar consciente de que no se quedará de ese tamaño. En menos de un año se convertirá en adulto y cambiará su apariencia.
  • Si en algún momento tuvieras que mudarte, tu mascota debe entrar en los planes.

Si aún no te decides entre un perro o un gato, infórmate sobre sus características y escoge aquel a quien puedas brindar los cuidados y atenciones necesarias.

Gatos.

Son los animales ideales para vivir en departamento: pequeños, limpios, tranquilos y silenciosos. Además, no necesitan que los lleves a pasear.

Si te decides por un gato, tendrás que asear su arenero a menudo y disponer de lugares donde afilen sus uñas (por el bien de tus muebles), además de juguetes.

Parte de la responsabilidad de tener un gato es esterilizarlo: así evitarás que busque salir a la calle y que pelee con otros gatos.

Perros.

Un perro también puede vivir perfectamente en departamento, pero es importante tomar en cuenta lo siguiente:

  • Si eliges un perro de raza, opta por alguna de temperamento tranquilo. Un can muy inquieto o ruidoso podría causar destrozos u ocasionarte problemas con los vecinos.
  • Lo ideal en un departamento es tener a un perro pequeño. Los más grandes necesitan de mucho espacio para correr con libertad.
  • Pon especial atención a su educación, para evitar que ensucie la casa y aprenda a comportarse en las áreas de uso común del edificio, como los pasillos y elevadores. Si a pesar de tus esfuerzos se muestra agresivo o ladra a los extraños, procura utilizar las escaleras y no el ascensor, para evitar encuentros que pudieran asustar a los demás inquilinos.
  • Si no eres una persona rutinaria, tendrás que cambiar eso por el bien de tu perro. Deberás tener el tiempo suficiente y el compromiso de pasear con él de dos a tres veces al día. Así evitarás el mal comportamiento, nerviosismo y obesidad.

Tener perros y gatos en departamentos podría incluso ser mejor para ellos que vivir en una casa, ya que pasan más tiempo con las personas, no tienen que dormir afuera ni permanecer en el patio mientras la familia está ausente, y en el caso de los perros, salen a pasear más.

Copyright © 2018 · Todos los derechos reservados · CISS