5 prácticas para el cuidado de las plantas de interior

Las plantas de interior han sido compañeras del hombre durante mucho tiempo. Además de su propósito ornamental, se ha comprobado que son beneficiosas para salud, llegando a purificar y neutralizar hasta un 80% o más de la contaminación en el aire. Por esta razón, muchas familias las han vuelto parte importante en el diseño de sus hogares, incorporándolas en algunas habitaciones.

Aunque el cuidado de las plantas interiores no requiere de mucha maestría, siempre es necesario considerar algunos elementos que pueden afectar su salud y crecimiento. Por este motivo, te compartimos algunas prácticas que considerar:

1. Poca agua

A pesar de que el agua es vital para el crecimiento de cualquier plata, hay que evitar el riego excesivo. Las plantas interiores no necesitan tanto riego porque, a diferencia de las que están en el jardín o la terraza, están más protegidas de los cambios de estación y de temperatura.

El modo adecuado de riego para esta planta es a la manera tradicional: hay que dejar caer el agua desde arriba, cuidando no mojar demasiado las hojas. Sólo en épocas calurosas se debe regar las plantas periódicamente, mientras que en el otoño se puede hacer cada dos semanas, aproximadamente. Aun así, se debe tener en consideración qué tipo de planta es, para investigar más sobre sus cuidados.

2. Suficiente iluminación

Otro aspecto importante en el cuidado de plantas de interior es la iluminación. Lo más recomendable es ubicarlas en espacios donde hay más entrada de luz, como ventas, para que puedan llevar a cabo su proceso de fotosíntesis. Se debe considerar que las plantas de hojas oscuras y largas son más resistentes a la falta de luminosidad, sin embargo, la mayoría requiere de iluminación suficiente para sobrevivir.

3. Temperatura adecuada

Los cambios bruscos de temperatura pueden marchitar la planta, por esta razón es recomendable mantenerlas a una temperatura interior estable. De igual modo, el aire acondicionado, los radiadores o las corrientes de aire muy fuertes pueden afectarlas. Para evitar esto, lo mejor es mantenerlas a una distancia considerable.

4. Abono para su crecimiento

Como las plantas obtienen los minerales de la tierra para poder crecer, es probable que en las plantas de interior los sustratos y nutrientes se agotan rápido. Para contrarrestar esta carencia, es importante usar la dosis apropiada de abono, sobre todo durante la época de mayor crecimiento. Los abonos pueden adquirirse en presentación líquida o granulada, y es importante seguir las instrucciones para su aplicación.

5. Control de plagas

Los hongos e insectos son los principales enemigos de las plantas de interior. Para evitar su proliferación, será necesario verificar regularmente el estado de las hojas para detectar si están lastimadas o no. En caso de sospechar la presencia de algún insecto, deberás consultar a un especialista para que erradique la plaga, sin lastimar a tu planta. De igual modo, en el mercado existen diferentes productos que te puedan auxiliar de manera casera con este problema.

Al seguir estos consejos, las plantas lucirán sanas en todo momento. También se recomienda prestar atención al estado de las macetas, para que, en caso de que estén deterioradas, la planta sea trasladada a un recipiente en mejores condiciones.

Deja un comentario