Aprende a reconocer la eficiencia de tus electrodomésticos

En nuestras casas cohabitan con nosotros los electrodomésticos y estos gastan una importante proporción del consumo de energía de nuestra vivienda. Por ejemplo, en algunos casos el refrigerador o el congelador, produce un constante consumo durante las 24 horas de la jornada y todos los días del año, a pesar de mostrar consumos inmediatos y bajos en su consumo a nivel global es muy importante. 

Los electrodomésticos, muy famosos en nuestra casa e imposibles de vivir sin ellos, por ejemplo la lavadora, el aire acondicionado o el horno eléctrico, cuentan con un tiempo de funcionamiento más bien bajo, sin embargo la energía que necesitan para funcionar es muy alta. Gracias al avance de la tecnología de los últimos años, en cuanto a la mejoría de la eficiencia energética de los nuevos electrodomésticos, nos va a significar que al adquirir uno más moderno, tengamos entonces un importante ahorro económico ya que terminaríamos abaratando costos por su bajo consumo energético durante su vida útil.

No te asombres si comienzas a ver por todas partes la etiqueta de eficiencia energética de electrodomésticos en refrigeradores, microondas, entre otros. Será muy necesario tener esa información muy visible antes de comprar el nuevo ayudante de la casa.

Lo importante de ver en la información de la etiqueta:

1. Clases energéticas

De la A+++ a la D, siendo las categorías A+++ y A++ las más eficientes; las A+ y A las de consumo moderado y las B, C y D las de mayor consumo energético.

2. Consumo de energía anual

Aproximación de la cantidad que necesita el electrodoméstico para dar servicio durante el periodo de un año en kWh.

3. Tamaño y carga

 A mayor tamaño mayor consumo tendrá el electrodoméstico. Es importante adquirir aparatos correctamente dimensionados a las necesidades de un hogar para no gastar energía de modo innecesario.

4 Programas Eco y de ahorro energético

Los programas de ahorro energético optimizan el uso de energía en el electrodoméstico, si bien suelen requerir programas más largos de uso. Hay que diferenciarlos de los programas «Eco Time» o similares, que reducen el tiempo del programa a cambio de mayores consumos energéticos, realizando el efecto contrario.

Deja un comentario